Para diagnosticar profesionalmente debes contar con las herramientas adecuadas, como: probadores de descarga controlada, voltímetros, multímetros e hidrómetros, además de un equipo de seguridad completo.

En Acumuladores Venegas recomendamos la inspección de nuestros especialistas para realizar cualquier revisión.

A continuación te presentamos unos diagramas que reflejan dos situaciones en las cuales puedes diagnosticar fácilmente si el problema es o no ocasionado por tu acumulador:

Inspección visual
  • Primero debes realizar una inspección visual que incluya la verificación de los siguientes puntos:
  • Fecha de fabricación impresa en la etiqueta.
  • Verifica que la caja no esté rota, golpeada o abombada.
  • Comprueba que no haya fugas a través de la caja, tapa y terminales.
  • Confirma que los postes no estén golpeados o rotos.
  • Observa si hay indicios de sobrecarga en las etiquetas.
  • Revisa el nivel del electrolito.

Mantenimiento
A fin de evitar una falla prematura en los acumuladores que requieren de mantenimiento, se recomienda realizar tres mantenimientos al año, independientemente si ha habido o no problemas de arranque. Para llevar a cabo el mantenimiento, te recomendamos los siguientes pasos:

Verifica el nivel del electrolito de cada celda.
  • En caso de que esté bajo, agrega agua desmineralizada hasta cubrir las placas.
  • Limpia la sulfatación de las terminales del acumulador y del vehículo.
  • Asegúrate que el acumulador esté bien sujeto a la base para evitar la vibración.
  • Verifica que el voltaje de la batería (automóvil) sea igual o mayor a 13.5 volts y menor a 14.8 volts.

Contacta a nuestros especialistas para solicitar tus presupuestos y aprovecha nuestras promociones especiales en venta de baterías para todo tipo de vehículo y automotor.

Fuente: www.lth.com.mx